15.10.11

Despistes

A raíz de mi último despiste, que podía haber acabado en catástrofe (o como mínimo en guarrería gorda), se me ha ocurrido hacer una lista con los que recuerdo:

  • Hoy mismo, casi echo Casera en el café, en lugar de leche
  • Echar leche al vino en lugar de Casera. Esto sí que lo he hecho, dos veces
  • Algunas mañanas cojo la espuma de afeitar en lugar de la pasta de dientes, la dejo porque no tengo pelos en la lengua (y total, para lo que hablo...)
  • Algún día he estado a punto de untarme la cara con el stick de desodorante en lugar de espuma de afeitar
  • Al menos una vez me he encontrado con la ropa sucia en una mano y el cubo de la basura abierto (no descarto que haya alguna rata paseándose por el vertedero con unos gayumbos míos sucios puestos)
  • Abrir el microondas para sacar cosas del frigorífico, y viceversa. En mi descargo diré que están uno al lado del otro
  • Sacar las llaves de casa para entrar al metro o al curro, sacar el abono transporte para pasar los tornos del curro
  • Pedir un Whopper en un McDonald's, la muchacha me miró muy seria y dijo "Señor, no tenemos de eso"
  • Intentar hacer scroll en el móvil con la rueda del ratón
  • Coger el móvil y pasearlo por la mesa esperando ver moverse el puntero del ratón por la pantalla del ordenador
  • Dejarme las llaves puestas en la cerradura, varias veces, cuando llamaban y veía por la mirilla a la vecina muerta de risa ya sabía que era eso
  • A medias con Bereni-C, dejarnos las maletas en la escalera al volver de viaje, dos veces, la primera sólo un rato, la segunda toda la noche
  • Hace muchos años, cuando fumaba, infinidad de cigarrillos encendidos por el filtro
  • Encender un cigarrillo teniendo otro encendido en el cenicero

12.9.11

Leemos

El año pasado a Minibere le enseñaron cuatro letras y media en el cole (las justas para escribir Papá y Mamá para los días respectivos y alguna otra). A ella no le valía con eso y, a base de preguntar como suena cada letra nueva que veía, ha aprendido a leer. Ahora va como todos los niños que acaban de aprender, lee todo lo que se le pone por delante, silabeando y como si todo estuviese en mayúsculas, es decir a voces. Como consecuencia, tengo que andar con cuidado por dónde la llevo, antes si pedía pis podíamos entrar a cualquier servicio sin miedo, ahora me arriesgo a que empiece a berrear "PUTA BARÇA" (lo que, sin duda haría mucha gracia al padre de Bereni-C, madridista acérrimo) o "REZA HERMANO POR NO TENER EN EL CULO LO QUE TIENES EN LA MANO" (que ya no nos haría gracia a ninguno)

31.8.11

Lucha desigual (III)

Aquí otra de esas luchas desiguales que ya he puesto alguna vez por aquí. Pero en este caso sí que perdió el que parecía más débil, y el AVE se cargó al pajarito

17.7.11

Jom suit jom

La última vez que escribí aquí estábamos a punto de dejar nuestro piso, el que había sido nuestro hogar durante algo más de nueve años, aunque yo he vivido más de la mitad de mi vida ahí.

Y ahora, seis meses después, aquí estoy, en nuestro nuevo hogar. No hemos tardado tanto en venirnos, fueron "sólo" cuatro meses acampados fuera. Primero esperando a que el banco nos diera la hipoteca para poder empezar la obra (que mira que son lentos los de "tu otro banco"), luego obra, ver azulejos, los muebles de la cocina. Un poco de retraso por aquí, otro poco por allá...

Y aquí estamos, por fin instalados, y en cualquier momento terminaremos de sacar el piso de debajo de las cajas de la mudanza. No podemos quejarnos, es lo que parecía, tranquilidad, mucho espacio. Mini-Bere sigue yendo a su cole en Madrid (ahora de "Campamento"), Bereni-C la lleva por la mañana y yo la recojo por la tarde, así que aún no hemos podido disfrutar de la otra gran ventaja, el TIEMPO, si cojo el bus tardo 10 minutos en llegar al curro, Bereni-C está tardando 15 minutos en volver. Cuando empiece el curso y tengamos a Mini-Bere en su cole al lado de casa va a ser una gozada, por la mañana pienso ir a currar andando, media horita con parada para soltar a la niña, y otra media de vuelta recogiéndola, y prácticamente la tarde entera para estar con ella :-)

Mientras tanto, aquí dejo una de las primeras cosas que compramos cuando ya nos habíamos instalado, nuestro recibimiento al que llega a nuestra casa:
Image Hosted by ImageShack.us

8.1.11

Pena

Nunca he sido sentimental ni especialmente afectivo. Nunca he tenido problema en dejar atrás al la gente y las cosas que ya pasaron, e incluso en echar a alguien de mi vida. Pero esto de dejar la casa me está afectando. Me he tirado horas revisando y tirando papelotes, gadgets y porquerías varias de esas que se van guardando sin tener sentido, routers, móviles, ... Pero eso no me ha supuesto problema, lo he hecho sin pestañear. Fue el otro día, viendo a Bereni-C desmontar el cuarto de Mini-Bere, quitando de las paredes sus posters, sus pegatinas, sus dibujos, en ese momento se me hizo un nudo en la garganta y me entraron ganas de llorar. Y hoy otra vez, recogiendo cosas yo en su cuarto, allá que me ha dado la llorera.
Y es que, al fin y al cabo, entre unas cosas y otras, he vivido en esta casa más de veinte años, nací aquí, y aquí nació Mini-Bere, no deja de tener gracia, que las otras veces que he llorado últimamente fue cuando nació ella, que cada vez que la veía me emocionaba.
Ains, cuánto vivido, y qué poquito nos queda aquí.