20.6.06

Murphy acecha

Ni Gran Hermano ni leches, el que vigila incesantemente y controla nuestras vidas es Murphy, siempre dispuesto a hacer la pirula. Ejemplo:

Tengo una conversación divertida y decido mandar un e-mail con una broma privada al hilo de la conversación. Me confío en mi manejo del teclado y no miro que el ratón está sobre la lista de direcciones y cambia la selección. Conclusión, envío el correo a una de las pocas personas a las que nunca en mi vida escribiría.


[Ruido de fondo: Apocalyptica - Apocalyptica - Life Burns ! (03:07)]

12 objeciones/aplausos:

Chasky dijo...

Si es que es lo que yo digo, habría que coger entre todos al tío Murphy este y partirles las piernas para que deje de joder las vidas a la gente de bien.

Isthar dijo...

Lo que no sé es por qué se llama "Ley de Murphy" (sí vale, se llamaba así el tío listo que le dio nombre a lo que a todos nos pasa) y no "La ley de te vas a enterar porque te va a salir lo contrario de lo que quieres gilipollas"

Sí, claro, era demasiado larga.

Guillermo dijo...

Hace ya tiempo que dejé de fiarme del teclado, es muy traicionero. Donde esté una mano con pulso y un ojo que lo revise todo fuera dedos

terminus dijo...

Huy, eso mismo me pasó no hace mucho. Le pasé a mi abogada el correo destinado a una amiga, jejejeje.

Abrazooo

Edu

Flu dijo...

Venga, venga, yo se que lo hiciste aposta para hacerte el interesante... :P

reve dijo...

Si te contase ls que he liado yo con los sms del móvil...
Ni una ni dos veces, eh?...

Súcubo dijo...

piensa en el momento que esa persona lo recibió, el desconcierto que causaste, la cara q tuvo q poner cuando vio tu nombre en el mail... hasta q se dio cuenta de que no era para el/ella.
a veces saber que se han equivocado es peor que equivocarse.
saludines!

aiyana dijo...

Bueno cuando haces algo que nadie se espera, provocas reaciones... en fin espera la tuya... eso si luego nos cuentas... pero ¿Hay tomate?

Bito dijo...

Pero eso no el la ley de Murphy deyector, sino que ya me dirá usted para qué demonios guarda el eamil de una persona a la que nunca escribiría.

Deyector dijo...

No fui yo, (don) Bito, que es GMail que si mandas un e-mail se guarda la dirección, y si nunca más vuelves a escribir, ahí queda, lista para cagarla cuando Murphy mande, de verdad, ni recordaba tener esa dirección y, de hecho, lo siguiente que hice fue borrar de la libreta ésa y otras, sólo me faltaba escribir a quien ni quiere ni merece mis cartas.

Bito dijo...

Pues menuda putada eso de gmail ¿no? lo que decidan por ti en ese aspecto...

Eulalia dijo...

¡Anda! ¡Yo creía que era cosa de la vejez!
(Es que hace 30 años jamás enviaba un correo electrónico ni un sms al destinatario equivocado; los jóvenes de ahora no valéis para nada, está visto)