21.3.06

Personas

No recuerdo (y no atino a imaginar) cómo empezó la conversación, pero lo cierto es que hablando con compañeros de estudios sobre uno de ellos, llegamos a la conclusión de que a primera vista nos había parecido a todos un imbécil integral y un chulo, y el caso es que cuando lo tratabas era un chico majísimo, buena gente, amable y siempre dispuesto a ayudar.

Más recientemente me ha pasado ir a dar con alguien que no parecía tener una personalidad que me llamara la atención, pero resulta que tenemos conocidos comunes, y uno de ellos me cuenta que es buena persona, y veo con qué cariño trata a la otra, que sólo habla maravillas de ella, así que le doy una oportunidad, y efectivamente, parece una persona sensata, de trato agradable y buena.

Y por otro lado, me cuentan que alguien tenía mala imagen de mi, pero que le contaron que estaba en un error, y no debo haberle parecido tan malo, me alegro.

Y todo esto viene a que no siempre nos vale la primera impresión que tengamos de las personas, que suele merecer la pena dar una oportunidad, porque aunque sigan teniendo cosas que nos puedan gustar menos (o incluso desagradar) podemos estar perdiéndonos a buenas personas y así los descubriremos.

También pasa al revés, gente que parecía buena y resulta no serlo ni por el forro, pero eso... es otra historia

11 objeciones/aplausos:

Bito dijo...

Tienes razón además, lo que pasa que a veces más que guiarte por un prejuicio (que también) lo haces por una sensación, gente que tiene como mala energía... y con esta no siempre te equivocas.

De todas formas yo tiendo a ser un prejuicioso de mierda, lo único bueno es que como lo soy no me dejo arrastrar por ellos y puedo cambiar el chip sin problemas.

En fin.

Chasky dijo...

Es que por las apariencias no podemos juzgar a nadie, además igual que a ti te puede caer bien alguien a otra no y viceversa, y a mi me puede caer bien alguien y yo a él no y viceversa. Vamos que las apariencias pueden engañar y hay que tratar a la gente para saber si nos caen bien o no, o no, yo que sé, ya me he liado.

Isthar dijo...

Dicen que las apariencias engañan, pero que uno tiene tendencia a dejarse llevar por la primera impresión, a menudo desafortunada. Tener una primera impresión no sería problema si eso no nos hiciera juzgar a los demás. Por eso es en esto último donde creo que reside el error. Hace falta tiempo para descubrir a alguien, para conocerlo, para saber si realmente es lo que pensábamos.

Yo soy de las que siempre dan oportunidades y me llevo muchos chascos, pero lo prefiero mil veces a perderme la ocasión de descubrir a alguien interesante al otro lado que simplemente tenía un mal día :)

Jorge Miente dijo...

este post te lo ha escrito la Bere...

Gacela dijo...

Yo qué te voy a contar. Claro que doy oportunidades, porque creo que (casi) todo el mundo tiene mucho bueno que puede aportarnos y que intento no perderme, es con lo que intento quedarme.

A veces, de todas formas, soy consciente de que mi miedo a las despedidas y a cerrar carpetas me hace dar demasiadas oportunidades. Pero incluso en los casos en los que di demasiadas... luego, a toro pasado, creo que hice lo que debía. Y si hubo errores, no fueron míos (qué desde la cima de la montanya parece que me sitúo, no?). Pero es que creo que el que se equivoca es el que desaprovecha las oportunidades, no quien las da.

Y me ha gustado el post. Porque me gusta cuando te abres y cuando lo intentas y cuando descubres cosas que te hacen alegrarte de haber seguido investigando.

Un abrazo.

coco dijo...

Tienes razón, las apariencias engañan, y siempre se debe dar una segunda oportunidad: a todos, excepto a los de tu comunidad de vecinos.

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

Fíjate...a mi me pareciste un "pies pequeños"...

Y ha resultado que tienes un pie normal y eres una gran persona (o algo)

El Replicante dijo...

Juas, q tierno te ha quedado el post, qué raro en tí :-P

Saludos!

Súcubo dijo...

ais las primeras impresiones... esta bien dar oportunidades a todo el mundo pero muchas veces no vemos más allá.
Huvo una época, en el istituto que me dediqué a averiguar a quien de mi clase le caia mal, y no encontré a nadie que lo admitiera (bueno es q yo soy mu maja >D).

me caes bien Deye :)

terminus dijo...

Es dificil que caigas mal a nadie. La primera vez que te vi encima me pasaste "El guateque" ¿Una Cerveza?

Cirene dijo...

Afirmo que no me gusta nada juzgar antes de conocer ¿por qué? Sencillamente a mí siempre me han prejuzgado, desde muy pequeña.Que me juzguen sin conocerme ha sido una constante en mi vida. Solo por no comulgar con las ideas, los gustos, etc, de nadie. En cambio hasta que no me “apuñalan por la espalda” no soy capaz de encontrar la maldad en nadie, y aun así siempre encuentro la excusa para el “apuñalamiento”. (¿Seré tonta o confiada?).