20.2.06

Amargo

¡Qué triste! Por una zancadilla traidora acabar de hazmerreir en la plaza pública, a merced del pitorreo de todos, salvo unos cuantos idiotas escogidos a los que les da pena, sobre los que encima intenta proyectar su rabia.

[Ruido de fondo: Mötley Crüe - Shout at the Devil - Too Young to Fall in Love (03:36)]

5 objeciones/aplausos:

reve dijo...

Yo nunca estoy segura de si hablas con metáforas o es algo explícito. (Cortita que es una)
Pero vamos, de tropezones en plazas públicas (en todos los sentidos) está mi via llena, y lo mejor es ser el primero en reirse

Cirene dijo...

Nunca me ha gustado reírme del mal ajeno, da igual que sea zancadillas, que un patoso, tampoco me dan pena, pero es cierto que descargan su mirada furiosa contra los que quieren ayudar.

Súcubo dijo...

y quien le hizo la zancadilla? eh? eh? jejeje

leches gordas nos hemos dado todos y riduculos mayusculos con publico tambien ha habido, para mi desgracia me suelo poner rojisima...

lo mejor es reirse, lo tengo mas que demostrado.
besos1

lulamy dijo...

a veces finges que duele mas, para dar mas pena y que se rian menos.

De todas formas, algunas personas se debían revisar su centro de gravedad.

Gacela dijo...

No me gustan las zancadillas, bastantes obstáculos nos encontramos todos por ahí como para que encima haya que ir saltando también las zancadillas que otros ponen a sabiendas.

Y creo que si fuéramos de otra manera, no nos reiríamos del que cae por una de esas zancadillas, sino que miraríamos mal al que la pone.

Pero somos como somos. Y a veces me da un poco de pena.