20.12.05

No cambian

Siguen queriendo que crea en su credo. Siguen empecinados en que participe en sus tradiciones. Siguen intentando que comparta sus afectos.
No entienden que no crea, que sus tradiciones me parezcan mamarrachadas. Y menos aún que me niegue a tratar a quien no me interesa tratar.
Y lo malo es que no tienen argumentos, es que lo único de que saben valerse es el desgaste, insisten, e insisten. Y lo hacen con la cara de iluminado del que cree que va a lograr una conversión, igualitos que esos miembros de sectas que tratan de mostrarte "el camino recto de la verdadera religión". Y no se dan cuenta de que cuanto más insisten, más resisto.
Sigo sin entender como es posible que me conozcan tan poco, cuando hay quien en un sexto del tiempo que han tenido ellos ha llegado a conocerme mucho más de lo que lograrán ellos nunca.

[Ruido de fondo: Stryper - The Yellow And Black Attack - C'mon Rock (03:47)]

7 objeciones/aplausos:

Gus dijo...

Feliz navidad colega!!!! (soy un cachondo o no?)

PD: lo de poner a stryper va con segundas???

la sombrilla insolada dijo...

¿Qué decir? Se nota que ya no es ni por el credo, ni por la tradición, ni por la costumbre. Es por saber que no han llegado a conocerte. Pero alégrate. Esa persona que dices que ha llegado a conocerte bien, esa persona es la que mereces que esté a tu lado. Y seguro que lo está, y eso, por sí mismo, ya es cuestión de regocijo y celebración. Celébralo.


(y ahora me puedes dar dos bofetadas para sacudirme de encima este buen royo que me invade. He terminado las clases! yupiiii!)

terminus dijo...

Vaya, parece que tu tambien eres del gremio de los "raros".
Niñoooo, una silla para Deye, que viene a terapia de grupo.

Chao

Comandante dijo...

Pero sírvanle una copilla.. que hay que relajarse un poco :-)

Flu dijo...

Vivan los testigos de Jehová!
Digo... Feliz Hannukah!!

Eride dijo...

Porque hay quien le ha puesto más ganas :)

Gacela dijo...

Claro, y quien se ha propuesto conocerte y no que seas tú el que se amolde a la imagen que tienen de ti, al Tú-deseado, al que deberías ser.

Es más sencillo apreciar a quien eres que a un ente-no-se-sabe-quién-es que sí que cumple con unas expectativas previamente creadas... pero allá ellos. Que sean felices con el holograma de su Deye deseado mientras se pierden al Deye real.