15.10.05

Cuento (agridulce y sin final conocido)

Había una vez un hogar en el que vivían unos niños, un día el hogar se rompió. Y a los niños les hicieron otro hogar, que tenía otra niña más, pero éste también se rompió. Y los niños crecieron. Y una se fue muy lejos, y otros se hicieron sus propios hogares y la última sigue buscándose a sí misma.

5 objeciones/aplausos:

mot dijo...

En realidad, ningún cuento tiene final conocido, sólo se elije un momento para dejar de contarlo, y hacemos como si ahí hubiera acabado todo. Pero ni de coña.

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

Yo siempre he tenido el mismo hogar y sigo buscandome a mi misma...y a mis calcetines con ositos...ESto es la historia interminable.

tres dijo...

Me conozco ese cuento, no por lo de buscarse, si no por lo de los niños que buscan.
Saludos enormes.

Paulita dijo...

Pues a mi me encantan los finales abiertos, puedes encontrarle miles dependiendo de tu estado de ánimo.

¡Vivan los cuentos sin finales conocidos!

BEsitoss

Pilix Forever dijo...

Todos nos buscamos a nosotros mismos todos los días ¿no?