19.8.05

Juventud

Siempre me pareció preocupante la inmensa afición que le tenía la juventud al Papa anterior. Puede que fuera porque esa tampoco era mi clase preferida de juventud, nunca fui de misa ni me iba ese rollo "boy-scout-cantando-con-la-monijta-de-la-guitarrita". Nunca me gustó la cara de iluminados sonrientes (talmente como si fueran drogados o les hubieran lavado el cerebro) con que iban a ver al Papa cada vez que venía.
Pero con el otro aún era casi comprensible que quisieran juntarse, tenía una aspecto agradable, de viejecito afable, buscaba expresamente a estos borreguitos sin descarriar (en lugar de intentar ayudar a los abocados al matadero de la hambruna... que no usen condones, que procreen sin ton ni son, que se infecten de todas las porquerías habidas y por haber...)
Pero ¿¿¿ir corriendo como posesos a ver a este tío??? Si lo menos que parece es que les vaya a ofrecer dulces a cambio de favores sexuales....

Además como ya apuntaron por ahí al poco de elegirlo... guarda un cierto parecido más que razonable y harto inquietante, con cierto tenebroso personaje... ¿querrá llevar a los jovenes al cuarto lado oscuro?
¿Le estará castigando Dios por tener pinta de pederasta?
Voy a ver si me informo de todo, bien a fondo y con toda la parcialidad que sea posible en el blog de los obispos

Nadie rechista