23.4.13

Día del Libro 2013, mi caseta virtual

Después de año y medio sin abrir la boca por aquí, me encuentro la idea de Sil de las casetas virtuales, y me ha apetecido recomendar unos cuentos libros; nada sesudo ni profundo, porque leo para entretenerme, así que muchas veces caigo en "el fast-food de la literatura" (como definía en algún momento sus libros Stephen King) Los libros están clasificados en riguroso orden de caída, según me he ido acordando, en algún caso espontáneamente, en otros por un recorrido visual de las estanterías:

Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza
Es el libro que recomendaría a cualquiera que quiera iniciarse en la lectura, ideal tanto por lo breve (así no se les hará pesado) como por lo divertido.
La conjura de los necios, de John Kennedy Toole
Una serie de personajes esperpénticos, estereotipados y bastante absurdos por momentos, en una historia bastante descabellada.
Buenos presagios, de Terry Pratchett y Neil Gaiman
¿Por qué no iba a ser así el apocalipsis? Y, puestos a leer a Pratchett, todo lo de Mundodisco es igual de genial.
El juego de Ender, de Orson Scott Card
Otro de esos libros que me enganchó desde el primer momento, es más, según lo terminé seguí con el resto de la saga. Tengo ganas y a la vez miedo de que estrenen la película que están haciendo.
El perfume, de Patrick Süskind
Es difícil describir la relación de amor-odio que se tiene con Jean Baptiste Grenouille, por un lado se siente la ilusión de su búsqueda de la perfección, por otro la repulsa por el propio personaje y sus actos...
El Señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien
Me lo prestó un compañero en segundo de BUP y no podía parar de leer, recuerdo tenerlo debajo de la mesa en clase, devorando página tras página. Desde entonces lo he leído otras siete veces, una de ellas en inglés.
Los batautos, de Consuelo Armijo
De la serie de los batautos yo sólo había leído, de niño, "Los batautos hacen batautadas", lo recordaba muy divertido, y no me han defraudado cuando los compré para leérselos a Minibere, nos hemos reído un montón juntos mientras se los leía antes de dormir.
The Ring, de Koji Suzuki
El libro en el que se inspiró la película japonesa, consigue que uno se ponga en la piel del protagonista, y a ratos se siente toda su angustia.
Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll
Del resto de ibros he puesto un enlace a Amazon, de este no, porque hay tal cantidad de ediciones diferentes, desde las muy baratas a las muy caras, de las más sencillas a las más elaboradas, sólo con el texto o con ilustraciones maravillosas, que sería incapaz de elegir una. Como ejemplo valga que en casa tenemos no menos de cinco ediciones diferentes, entre otras cosas porque es uno de los libros preferidos de Bereni-C.
Mi familia y otros animales, de Gerald Durrell
Éste fue el primer libro de Durrell que leí, debo reconocer que a ratos puede hacerse algo pesado con las descripciones, me temo que es porque vive con tanta fascinación la naturaleza que quiere describirla toda, pero se le perdona por la forma que tiene de contar las historias que le ocurren a esa familia suya, tan peculiar.
Sil, además incluía un libro de poesía, otro de teatro y un ensayo, como la poesía y el ensayo no los trabajo, me voy a permitir poner una obra de teatro y dos relatos:
  • Por un lado, La venganza de Don Mendo, de Pedro Muñoz Seca, le tengo un especial cariño por lo mucho que le gustaba a mi abuelo (que la sabía de memoria)
  • Y los dos relatos que decía, ambos de Stephen King, "El cuerpo" y "Rita Hayworth o la redención de Shawshank", se editaron con otros dos relatos, tanto en un único volumen que se llamaba "Different seasons", como en dos libros, que aquí se llamaron El cuerpo y Verano de corrupción, se ha llevado al cine tres de los cuatro, la película de Verano de corrupción no es gran cosa (como casi todo lo que le hacen a King últimamente), pero las que sacaron de El cuerpo y Rita Hayworth... sí son bastante conocidas, y valoradas, sobre todo la última, y no voy a decir los títulos, si se leen creo que se reconocen.

15.10.11

Despistes

A raíz de mi último despiste, que podía haber acabado en catástrofe (o como mínimo en guarrería gorda), se me ha ocurrido hacer una lista con los que recuerdo:

  • Hoy mismo, casi echo Casera en el café, en lugar de leche
  • Echar leche al vino en lugar de Casera. Esto sí que lo he hecho, dos veces
  • Algunas mañanas cojo la espuma de afeitar en lugar de la pasta de dientes, la dejo porque no tengo pelos en la lengua (y total, para lo que hablo...)
  • Algún día he estado a punto de untarme la cara con el stick de desodorante en lugar de espuma de afeitar
  • Al menos una vez me he encontrado con la ropa sucia en una mano y el cubo de la basura abierto (no descarto que haya alguna rata paseándose por el vertedero con unos gayumbos míos sucios puestos)
  • Abrir el microondas para sacar cosas del frigorífico, y viceversa. En mi descargo diré que están uno al lado del otro
  • Sacar las llaves de casa para entrar al metro o al curro, sacar el abono transporte para pasar los tornos del curro
  • Pedir un Whopper en un McDonald's, la muchacha me miró muy seria y dijo "Señor, no tenemos de eso"
  • Intentar hacer scroll en el móvil con la rueda del ratón
  • Coger el móvil y pasearlo por la mesa esperando ver moverse el puntero del ratón por la pantalla del ordenador
  • Dejarme las llaves puestas en la cerradura, varias veces, cuando llamaban y veía por la mirilla a la vecina muerta de risa ya sabía que era eso
  • A medias con Bereni-C, dejarnos las maletas en la escalera al volver de viaje, dos veces, la primera sólo un rato, la segunda toda la noche
  • Hace muchos años, cuando fumaba, infinidad de cigarrillos encendidos por el filtro
  • Encender un cigarrillo teniendo otro encendido en el cenicero

12.9.11

Leemos

El año pasado a Minibere le enseñaron cuatro letras y media en el cole (las justas para escribir Papá y Mamá para los días respectivos y alguna otra). A ella no le valía con eso y, a base de preguntar como suena cada letra nueva que veía, ha aprendido a leer. Ahora va como todos los niños que acaban de aprender, lee todo lo que se le pone por delante, silabeando y como si todo estuviese en mayúsculas, es decir a voces. Como consecuencia, tengo que andar con cuidado por dónde la llevo, antes si pedía pis podíamos entrar a cualquier servicio sin miedo, ahora me arriesgo a que empiece a berrear "PUTA BARÇA" (lo que, sin duda haría mucha gracia al padre de Bereni-C, madridista acérrimo) o "REZA HERMANO POR NO TENER EN EL CULO LO QUE TIENES EN LA MANO" (que ya no nos haría gracia a ninguno)

31.8.11

Lucha desigual (III)

Aquí otra de esas luchas desiguales que ya he puesto alguna vez por aquí. Pero en este caso sí que perdió el que parecía más débil, y el AVE se cargó al pajarito

17.7.11

Jom suit jom

La última vez que escribí aquí estábamos a punto de dejar nuestro piso, el que había sido nuestro hogar durante algo más de nueve años, aunque yo he vivido más de la mitad de mi vida ahí.

Y ahora, seis meses después, aquí estoy, en nuestro nuevo hogar. No hemos tardado tanto en venirnos, fueron "sólo" cuatro meses acampados fuera. Primero esperando a que el banco nos diera la hipoteca para poder empezar la obra (que mira que son lentos los de "tu otro banco"), luego obra, ver azulejos, los muebles de la cocina. Un poco de retraso por aquí, otro poco por allá...

Y aquí estamos, por fin instalados, y en cualquier momento terminaremos de sacar el piso de debajo de las cajas de la mudanza. No podemos quejarnos, es lo que parecía, tranquilidad, mucho espacio. Mini-Bere sigue yendo a su cole en Madrid (ahora de "Campamento"), Bereni-C la lleva por la mañana y yo la recojo por la tarde, así que aún no hemos podido disfrutar de la otra gran ventaja, el TIEMPO, si cojo el bus tardo 10 minutos en llegar al curro, Bereni-C está tardando 15 minutos en volver. Cuando empiece el curso y tengamos a Mini-Bere en su cole al lado de casa va a ser una gozada, por la mañana pienso ir a currar andando, media horita con parada para soltar a la niña, y otra media de vuelta recogiéndola, y prácticamente la tarde entera para estar con ella :-)

Mientras tanto, aquí dejo una de las primeras cosas que compramos cuando ya nos habíamos instalado, nuestro recibimiento al que llega a nuestra casa:
Image Hosted by ImageShack.us

8.1.11

Pena

Nunca he sido sentimental ni especialmente afectivo. Nunca he tenido problema en dejar atrás al la gente y las cosas que ya pasaron, e incluso en echar a alguien de mi vida. Pero esto de dejar la casa me está afectando. Me he tirado horas revisando y tirando papelotes, gadgets y porquerías varias de esas que se van guardando sin tener sentido, routers, móviles, ... Pero eso no me ha supuesto problema, lo he hecho sin pestañear. Fue el otro día, viendo a Bereni-C desmontar el cuarto de Mini-Bere, quitando de las paredes sus posters, sus pegatinas, sus dibujos, en ese momento se me hizo un nudo en la garganta y me entraron ganas de llorar. Y hoy otra vez, recogiendo cosas yo en su cuarto, allá que me ha dado la llorera.
Y es que, al fin y al cabo, entre unas cosas y otras, he vivido en esta casa más de veinte años, nací aquí, y aquí nació Mini-Bere, no deja de tener gracia, que las otras veces que he llorado últimamente fue cuando nació ella, que cada vez que la veía me emocionaba.
Ains, cuánto vivido, y qué poquito nos queda aquí.

22.11.10

Con estas manitas...

Basta con tener herramientas, no tenerle miedo y no pensar en la que te puede caer si te lo cargas, ése es el secreto para arreglar las cosas.
Se nos había estropeado el DVD, es lo que tiene olvidarse de que está la bandeja abierta y darle un golpe sin querer, se salió de su sitio y no había manera de cerrarla (luego tampoco abrirla, se quedó enganchada justo a la mitad) Andábamos buscando dónde llevarlo a reparar, tarea difícil, porque parece que ya no quedan tiendas de reparación de electrodomésticos, google no encontraba, vecinos y conocidos daban pistas, pero nada seguro. Ayer por la tarde andaba aburrido y pensé "Total, está fuera de garantía, y lo peor que puede pasar es que lo abra y tenga que cerrarlo por no saber cómo funciona" así que me lié la manta a la cabeza, cogí una llave Allen, un destornillador, y resulta que no era tan complicado.
Cuando Bere volvió a casa intenté convencerla para que me dejara comprarme algo a cuenta de lo que nos habíamos ahorrado, pero no coló, ya habrá otra oportunidad para agenciarme el dock para el Nexus (también admito regalos y/o donaciones :-)) )